Llamada a Tania.

“Hola Valeria”, dijo la voz de Tania al otro lado de la línea, un poco seria. “¿Estás bien?”, le pregunté. “Si, si, es que me cogiste un poco embelesada…”, dijo bostezando. “Ay, lo siento, ya te llamo más tarde.” “No, no, no te preocupes, me alegra oírte”, añadió. Hacía días que no hablábamos, no la…

Masaje o tortura…

El fin de semana pasó sin pena ni gloria, preguntándome quién era la chica del rellano y si me llegarían quejas de los vecinos. Temblaba cada vez que oía un ruido en el rellano o el timbre del ascensor. Mi chico me observaba y se reía de mis paranoias, sabiendo que no se me iría…

Explicaciones.

Salimos de la ducha exhaustos, dos cuerpos humeantes jadeando el placer sentido, liberados de todo estrés, relajados, sensibles y enamorados. Nos mirábamos cogiendo las toallas, secándonos el uno al otro y envolviéndonos en ellas, saboreando ese reconfortante momento en el que la toalla te protege del mundo. “¿Y qué te puso tan cachonda?”, me preguntó…

Ducha con sorpresa.

Con el agua ya caliente, me metí en la ducha regulándola a mi gusto, solo añadiendo un poco de agua fría para no quemarme, pero dejándola bastante caliente, para relajar todavía más el cuerpo. Estaba deliciosa. Las manos comprobaron la temperatura y luego mi cuerpo se sumergió de lleno bajo el chorro. Mi pelo se…

La chica del rellano.

En ningún momento miré atrás. Cerré la puerta de casa tras de mí con el corazón a mil. Notaba mi cara ardiendo, colorada por la vergüenza de que siempre, de algún modo, acabo montando un espectáculo donde quiera que voy. Me apoyé en la misma puerta y suspiré. ¿Qué habría pensado esa chica de mí?¿En…

Pensando en Marta.

Marta era simpatiquísima. No se me borró la sonrisa de la cara en todo el camino a casa. Su pelo, sus labios finos, su estilo desenfadado y su cuerpo esbelto se paseaban por mi mente acompañados de la banda sonora de su voz y su risa. Era una chica normal, pero especial. Sus gestos, a…