En el supermercado.

Me encanta ir al supermercado, observar a la gente, juzgar sus hábitos de vida por la compra que hacen y mirar las parejas y familias que allí nos tropezamos. Es curioso, cómo la gente llega incluso a tener discusiones por los productos que quieren o no quieren comprar, y no solo los niños, parejas adultas…