Por fin yoga.

Contorneándome gimnasio adentro enfundada en mis pantalones nuevos de yoga me sentí feliz tras el chasco de la semana anterior, recluida en casa ante la huida de mi por aquel entonces único pantalón de yoga, todavía en busca y captura. Necesito el yoga. Me relaja, me deja nueva, saca lo mejor de mí y me…