Yogur con Tania y Brenda.

Esperé a Tania para salir juntas como hago siempre y nos sorprendimos al ver a Brenda por fuera del gimnasio. Tania corrió a besarla, encantada por la sorpresa, y yo las miré manteniendo la distancia, dándoles un poco de intimidad. Brenda me miró y cuando lograron que sus labios se separaran, me acerqué. “¿Qué tal…