Conversación con Brenda.

El domingo por la tarde mi chico había quedado con sus amigos y yo, sin plan ninguno, recibí emocionada un wasap de Brenda invitándome a su casa, “¿Te apetece venir esta tarde?”. Le respondí de inmediato y empecé a prepararme contenta, eligiendo la ropa y arreglándome a conciencia, excitada por el rumbo que había cogido…