Tormentas.

Las tormentas están hechas para acurrucarse en pareja debajo de una manta. Y más cuando estás “en esos días”, cuando todo te cansa, te molesta y te hace sentir rara, envuelta en ese halo de sensibilidad que te dan las hormonas, dejándote sin ganas de nada y con ganas de todo, impertinente y susceptible a…