Llamada a Tania.

Me excitaba tener el semen de mi chico en la boca y se me ocurrió, antes de hacer nada con él, sacarme una foto. Móvil en mano, abrí un poco la boca para que se viera todo, aparte del que había caído en mis labios y bajado por mi cuello hasta mis pechos. La destinataria,…