…Y sesión de fotos.

Más de lo mismo, odiosos lunes que se repiten hasta la saciedad sin que podamos hacer nada para impedirlo aún con el sabor dulzón del fin de semana, del semen de mi chico cayendo por mi garganta y de mis dedos con delicioso gusto a mi propio flujo después de hablar con Tania. La mañana…

Llamada a Tania.

Me excitaba tener el semen de mi chico en la boca y se me ocurrió, antes de hacer nada con él, sacarme una foto. Móvil en mano, abrí un poco la boca para que se viera todo, aparte del que había caído en mis labios y bajado por mi cuello hasta mis pechos. La destinataria,…

Mamada.

Lo mejor para quitarte algo de la cabeza, es meterte otra cosa. Y como hacía bastantes días  que no le dedicaba a mi chico el atendimiento que le corresponde, empecé a pensar que la mejor manera de entrar por casa era, de rodillas. Desde que entré en casa y lo ví con el portátil en…

Planteamientos.

Caminando de vuelta a casa, no pude evitar pensar en todo el tema de las bodas. Algo que se supone es un símbolo de amor, lealtad y fidelidad, ha quedado convertido en un circo, un negocio banal donde ser el centro de atención por el puro hecho de posar en las fotos. No nos hemos…

Marta se va de boda.

“¡Gracias por ayudarme!”, exclamó Marta contenta al abrirme la puerta de su casa. El salón estaba muy desordenado, lleno de diferentes vestidos, zapatos y bolsos, resultado de pruebas para la boda. “Es que no sabía qué ponerme…”, sonrió de forma pícara, mientras intentaba organizar un poco el pequeño desastre para dejarme sitio a mí y…

Reinauguración.

Mmm, me encanta ir saboreando e imaginando antes de que sucedan, como vaticinios excitantes de tiempos futuros que adivinan lenguas aventureras y jugosos besos. Esperando a mi chico en la cocina aquella mañana, mi cuerpo se impacientaba culpando la lentitud del panadero por su tardanza y mis dedos luchaban contra mi mente mientras se intentaban…