Sábado de playa.

La fresca brisa salada que invadió mis pulmones nada más llegar me llenó de vida y el relajante sonido de las olas relajó mi mente. La playa. Lugar mágico divertimento, relajación y escenas románticas. Elegimos el lugar perfecto, a nuestro modo de ver, entre la gente y plantamos las toallas ni muy cerca, ni muy…