A la ducha.

Los maravillosos días de playa siempre acaban con esa mezcla pegajosa de crema, arena y sal, da igual que uses las duchas antes de ir a casa o te sacudas los pies insistentemente. Desde que llegamos a casa, fuimos de cabeza a la ducha, directos, sin pararnos en la cocina o en la sala, intentando…