Él.

Sus manos en mis caderas y los movimientos rápidos pero a cámara lenta me hacen sentir como si el mundo se parara, como si nada más existiera y todo se desvaneciera tras una fina y vaporosa cortina y, llevados por el deseo continuáramos nuestro baile, sin pararnos a pensar en nada más, dando todo igual….