“Hola Valeria”.

“Hola Valeria”. La cálida y melosa voz al otro lado del teléfono me envolvió y aceleró mi pecho. Casi podía oler su intenso perfume y notar sus labios susurrar mi nombre en mi oído. Crucé las piernas notando el inevitable cosquilleo que me producía y tragué en seco y mojé mis labios para responderle. “Hola…