El marido de Brenda.

el

Los barraquitos y unos trozos de tarta son siempre los mejores aliados de una tarde de compras y la tarde con Brenda no merecía menos. Mi trozo de tarta de tiramisú y la de manzana de Brenda hicieron de compañía perfecta a nuestras confidencias. Las esponjosas capas de mi bizcocho borracho de grappa y café y el cremoso relleno envolvían mi paladar mientras Brenda gemía saboreando sus bocados de manzana acanelada, arqueando las cejas mientras observando mis labios sumergirse en mi merienda.

el marido de brenda 1

“¿Qué vas a hacer durante las Fiestas?”, le pregunté sabiendo lo delicado de la situación. Se encogió de hombros, “Suelo ir de viaje, pero este año no se, con Tania no se. Si ella tiene que ir con la familia, pasaré unos días en un hotel, de relax…”, añadió sin darle mucha importancia, aunque la mirada triste y melancólica delataban el todavía fresco dolor de su viudedad. “A mi marido no le gustaba demasiado esta época, pero recuerdo cómo hacíamos el amor a la luz de las velas en fin de año…”, dijo agachando la mirada y picoteando la tarta. “Bueno, me gustaría organizar una cenita pre-Navidad en casa, antes de que todo el mundo desaparezca”, añadí. “Esa es buena idea”, dijo, “A mi marido le habríais caído todos muy bien”, añadió segura. La conversación siguió tranquila en lo que dábamos fin a las tartas. “Recuerdo una vez que nos pillaron in fraganti en el coche, aparcados delante de casa, ni siquiera esperamos a entrar…”, rió Brenda contándome la anécdota. “¿Y dónde os conocisteis?”, me atreví a preguntar. “Lo típico, amigos en común”, dijo apurando el barraquito.

el marido de brenda 2

No me podía imaginar el dolor que había pasado y las noches sin dormir, pero ahora, con el paso del tiempo, se la veía tranquila, recordando los buenos momentos con una sonrisa, capaz de mirar atrás sin lágrimas en los ojos.

 

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Óscar dice:

    Supongo que la procesión se lleva por dentro, y aunque con el tiempo se aparente firmeza ante los demás, puede estar deseando romper a llorar cada vez que le recuerde. Tiene que ser duro perder así a la persona que lo es todo para ti. Buen relato. Besitos

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Muchas gracias!!! Lo importante es recordar los buenos momentos!!!

      Le gusta a 1 persona

  2. marguimargui dice:

    Ha largas épocas del año en las que nuestras almas queridas nos van diciendo adiós, sonriendo, y nosotros observamos tranquilos como se alejan. En cambio hay otras en las que vuelven sobre sus propios pasos, para hacernos sentir como si fuese ayer el día que marcharon. Besos para Brenda

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Es verdad, estas fechas se hacen difíciles especialmente. Besos para ti tb.

      Me gusta

  3. Estas fechas sacan la melancolía que llevamos dentro. Pobre Brenda.

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Bueno, a ver si la animamos entre todos, aunque si recuerdas los bonitos momentos pasados, la vida se hace más llevadera.

      Le gusta a 1 persona

      1. Y el bonito presente, sobre todo.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s