Impaciencia.

No podía más, si bien otros meses estaba hundida en la miseria en esos días, este mes el deseo me corroía. Las ganas de hacer el amor palpitaban en mis braguitas y el ansia por ponerle las manos encima a mi chico me movía. Toda la mañana en la oficina me persiguió su imagen por…