“¿Te gustan?”

“¿Te gustan?”, exclamamos Marta y yo al unísono, posando como si lo hubiéramos planeado, adelantando ambas la pierna derecha y, con los pies en punta, presumiendo el improvisado look. “Claro, están guapísimas, como siempre”, respondió mi chico desde el sillón con el móvil en la mano. Podía sentir su mirada sobre mi piel, recorriendo las…