San Valentín.

Por suerte la semana se pasó rauda y veloz, con el ambiente revuelto entre carnavales y el Día de San Valentín amenazante. En la oficina, chicos y chicas hablaban y debatían la mejor forma de sorprender a sus parejas y yo, como siempre, miraba sin interés ninguno. Las flores, los bombones y demás, siempre me…