Pelillos.

El agua hirviendo recorrió mi piel sin que me inmutara, deseando incluso ponerla más caliente para compensar la temperatura ambiente. El gel chorreó sobre la esponja haciendo espuma a medida que apretaba la mano y el baño se impregnó del delicioso olor a flores. Me encanta tener geles diferentes al uso a la vez y…