Regalito.

Las tiendas se me iban quedando pequeñas y aunque todo me gustaba, nada me llamaba del todo la atención como regalo para Ella. Su personalidad fuerte merecía algo especial, diferente, que llamara su atención y que gritara a los cuatro vientos que se lo había regalado yo. Brenda es una mujer especial, segura de sí…