Reventado.

“Estoy reventado…”, dijo mi chico desplomándose en el sofá después de cenar. Por fin habían llegado las ventanas de la casa en la que estaba trabajando. Las tardías, latosas y pesadas ventanas. Las que tuvo que instalar con poca ayuda y las que le pesaban cada vez más con el paso de las horas. “No…