Ahogando las penas.

La brisa fresca al salir de la oficina me calmó la rabia que tenía y secó las lágrimas que se turnaban a bajar por mis mejillas tras las gafas de sol. Por las calles, los turistas de los cruceros paseaban buscando el preciado sol que no encontraban el resto del año, los estudiantes volvían a…