Obligación y devoción.

La ceremonia ligera dio paso a las felicitaciones a los recién casados. Todo el mundo quería compartir sus mejores deseos con la pareja y, allí en medio, estábamos nosotros dos, sonriendo a las miradas curiosas que se preguntaban quiénes éramos, hasta que mi chico se acercó a saludar a un grupo conocido. Lo esperé a…