Viernes por la mañana.

El viernes por la mañana llegó en un plis plás, sin que me diera cuenta de la semana que había pasado, de las agujetas que de nuevo había padecido ni de las horas que había invertido en pensar en la cena de chicas. Mientras hacía mis cosas en el trabajo, mi mente iba por otro…