Obligación y devoción.

La ceremonia ligera dio paso a las felicitaciones a los recién casados. Todo el mundo quería compartir sus mejores deseos con la pareja y, allí en medio, estábamos nosotros dos, sonriendo a las miradas curiosas que se preguntaban quiénes éramos, hasta que mi chico se acercó a saludar a un grupo conocido. Lo esperé a…

Voy a la capilla, pero yo no me caso…

Desde temprano la ducha despejó mi cara somnolienta jugando con el agua caliente entre mis labios, dejando que corriera por mi cara y, una vez seca, esperé a que mis mechones decidieran la dirección del día para acomodarlos de la mejor manera, permitiendo su libre albedrío hasta cierto punto. Un poquito de maquillaje mientras mi…

Boda sorpresa.

“Vamos de boda”, dijo mi chico nada más entrar mientras dejaba las llaves en la consola de la entrada. “¡Ah, qué bien!”, respondí ilusionada, “¿Quién se casa?”, pregunté. “El dueño de la casa…” “¿Y cuándo?”, pregunté levantándome para darle un beso. “Mañana…”, replicó en voz baja, esperando mi inminente cara de espanto ante la precipitada…

Ahogando las penas.

La brisa fresca al salir de la oficina me calmó la rabia que tenía y secó las lágrimas que se turnaban a bajar por mis mejillas tras las gafas de sol. Por las calles, los turistas de los cruceros paseaban buscando el preciado sol que no encontraban el resto del año, los estudiantes volvían a…

Bronca.

De pie desde hacía más de una hora en la sala de juntas, rodeada de las miradas de desprecio de mis jefes y sus clientes, no pude evitar la mezcla de rabia, indignación y frustración, mientras intentaba que no me cayeran demasiadas lágrimas. La pérdida de unos documentos había provocado que la oficina estuviera patas…

Siiiiiii.

Parece que, tras un delicioso orgasmo, todo fluye, la energía se reparte, los problemas desaparecen y las preocupaciones se disipan en un mar de relajación inigualable. Me sentía genial caminando de puntillas sobre el frío suelo del pasillo camino del baño, sonriendo, con el pelo revuelto y las mejillas sonrosadas, agitando contenta el camisón y…