Mousse de chocolate.

“Yo quiero un mousse”, le respondí convencida al camarero. “¿Lo compartes conmigo…?”, dije dirigiéndome a Sandra y, al ver que asentía mordiéndose el labio añadí, “Con dos cucharas”. “Pudimos haber compartido la cuchara…”, dijo ella sonrojándose. “Lo se, pero no es cuestión de alterar al resto del restaurante”, dije sintiéndome responsable. “Son las dos tal…