Salado.

Entramos en casa riendo a carcajadas aunque no recuerdo bien el chiste que las provocó. Lo que sí recuerdo era la luz en los ojos de Sandra y en los míos, y el ligero abultamiento en el bañador de mi chico, el cual no pudo ocultar, pues, lo que más le gusta es verme sonreír….