Hallazgos.

Aparecí en la sala justo cuando sus gritos de emoción hacían botar su cuerpo solamente cubierto por una camiseta y se abalanzaba sobre mi chico para colgarse de su cuello y abrazarlo como si le fuera la vida en ello, dejándolo sin respiración mientras él tiraba de sus cintura para intentar separarla de su pecho…