Discusión.

Palabras más altas que otras que al salir de los labios se tornan hirientes, perdiendo la coherencia que tenían dentro de nuestra cabeza, y excusas sin sentido, pobres y tristes que resuenan con eco, como en una catedral desierta, sin hacer más que hurgar en la llaga, en vez de aliviar la herida reciente. Los…