Reconciliación.

Cuando las miradas furtivas provocan que las mejillas se sonrojen y los labios sucumban a la sonrisa, se que la mar de fondo es historia y podemos remar juntos en nuestra balsa porque no hay reproches ni rencores que nos anclen en la batalla. Lo gracioso es que buscamos los roces y las muestras de…