Ya veremos.

Oí su llave entrar con lentitud en la cerradura, resonando en la casa en silencio y descalza como estaba me levanté del sillón a su encuentro, sabiendo que no me había portado del todo bien esa tarde. La puerta se abrió dando paso a su mirada y sus pasos se detuvieron al verme ya tan…