Ahora yo…

Entré en casa sin quitar la vista del móvil, pasando las fotos una y otra vez y casi sintiendo que estaba con ellas. Estaba sola y mis pies buscaron el camino hasta el sillón a ciegas, soltando el móvil únicamente sobre la mesita de centro para empezar a desnudarme. Me quité la camiseta y me…