Rayos de sol.

Sin gafas de sol puestas y el biquini suelto, con las tiras caídas hacia los lados, para que no quedaran marcas, me apropié de una de las hamacas durante media mañana. Me encanta sentir que me tuesto al sol, vuelta y vuelta, hasta que el calor se hace insoportable y entro al agua con sufrimiento…