Piel con piel.

La luz de la diminuta lamparita de mesa que alumbraba nuestra cena, iluminaba su anguloso rostro y nos envolvía en un aura de romanticismo imposible de evitar, magnificado por la música en vivo de un piano, normalmente un poco cursi para mi gusto, pero estando allí, de vacaciones, con él, poco importaba.

“Estás muy guapa a esta luz”, dijo mirándome y cogiéndome la mano.

piel con piel julio, 1

“Tú también…”, respondí mirando sus labios carnosos y su barbilla angulosa moverse al son de su mandíbula devorar el plato de pasta con gusto, igual que yo el mío.

“¿Vas a querer postre?”, preguntó al ver que ya le estaba dando mil vueltas a los tortellini, sin llegar a ningún lado.

“La verdad es que no…”, dije apurada resoplando, esperando a que pidiera la cuenta para dar un paseo.

El sonido de las olas rompiendo en los riscos, alumbrado por la tenue luz de la luna, nos acompañó por la avenida mientras volvíamos al hotel cogidos de la mano, con sus dedos acariciando mi piel, haciendo numerosas paradas para ligeros besos a modo de repostaje hasta llegar al área de descanso.

No era demasiado tarde y subimos solos en el ascensor, aprovechando los seis pisos aunque nos supieron a poco. Mi mirada lo buscó y mis pies me acercaron para catar sus labios calientes. Se me escapó un gemido al notar su lengua tentar la mía en un húmedo roce, separándonos de golpe al oír el timbre, dejándonos con ganas de más.

El pasillo se hizo largo a pesar de que la habitación no estaba lejos, pero a los suficientes pasos para que la gelatinosa humedad del deseo embadurnara mis labios con un delicioso masaje y encharcara mis braguitas sin remedio.

piel con piel julio 2

Entramos con calma porque, aunque el ansia de sentirnos era inmensa, sabíamos que teníamos toda la noche por delante, que no había prisa, que nos teníamos el uno al otro por completo.

Retomamos el camino de nuestros besos sin tocar nuestros sexos, dejando que el apetito creciera, desnudándonos con paciencia, rozando la piel con dulzura, disfrutando el característico aroma de cada poro y el peculiar sabor de pliegue, desglosando el mapa de los sentidos sobre las sábanas, haciendo el amor muy lento, muy suave, deleitándonos con la satisfacción de dar placer y recibiendo con gusto el gozo, piel con piel.

22 Comentarios Agrega el tuyo

  1. marguimargui dice:

    Besos por las esquinas sin los más saboreados,
    Valery!!!!

    Le gusta a 3 personas

    1. Valeria dice:

      Suculentos, derritiéndonos en labios ajenos… Margui!!!!

      Le gusta a 1 persona

      1. marguimargui dice:

        Ains que ricos!!!!!

        Le gusta a 1 persona

  2. chus dice:

    Pues que quieres que te diga pero a mi me gusta cenar (y desayunar y comer) con mucha luz para ver bien lo que como. Besos húmedos Valeria.

    Le gusta a 2 personas

    1. Valeria dice:

      Jajaja, se veía bien, no sufras 😉

      Le gusta a 1 persona

      1. chus dice:

        Sufro por ti, no vaya a ser que te comas lo que no debes 😉

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        Jajaja, tengo mucho cuidado con lo que me llevo a la boca, no te preocupes 😉 besitos Chus, desde la calima 😦

        Me gusta

      3. chus dice:

        Besos de nuevo desde lo nublado 😉

        Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      No no, conducir al sur todos los días.

      Me gusta

      1. Valeria dice:

        Jeje, no te preocupes 😉
        Pd, hoy el facebook me recordó una publicación de hace un año, y al mirarla, tiene comentario tuyo!!! Sí que llevamos tiempo leyendonos!!!

        Me gusta

      2. + Wow! Primer aniversario. Cómo lo celebramos?
        – Fuch de aquí.
        * No nos diste permiso para hablar con ella?
        × Éste tío flipa!! Cuándo les dijiste eso a los primos Géminis?
        – Nunca. Tan sólo se los presenté hace unos días.
        * Iba implícito sieso.
        = Ves por qué no debiste traerlos? Son insultones y zafios. No son como nosotros. Ya verás, ya!
        – Me amenazas?
        = Yo? Yo sólo digo que a mi me cortas el rollo cuando salgo, pero con los primos nunca has tenido autoridad.
        × Te jodes! Sieso envidioso.
        * No te pases tampoco. Siempre fue más lento que nosotros. Ya lo decía la abuela.
        – La abuela hablaba mal de nosotros? No te creo.
        + Quieres que le pregunte?
        – Cómo vas a preguntarle, si murió en el 87!
        * Ves como e dicho bobo? La abuela se nos aparece de vez en cuando.
        – No jodas! Y, de qué habláis con ella?
        = A mi esta conversación me da miedo. Dejadlo, (por favor)
        – No te preocupes. Te están vacilando.
        * Tu crees? Te vas a cagar! El próximo día que venga se la presentamos a Valería.
        + Eso, eso.
        = Ves como no tenías que haberles traído!!
        – Quizá tengas razón. Ya me estoy arrepintiendo. Perdona Val. Esto es lo normal dentro de mi cabeza un día si y otro también. Un beso.
        + Otro!!

        Le gusta a 1 persona

      3. Valeria dice:

        Jajaja, madre mía el desglose!!! Bueno, tu mujer estará, mínimo, entretenida.
        Pues un café podríamos tomarnos aunque ya perdí la cuenta de cuantos somos, y sí, no me importaría conocer a una abuela, ojalá se pudiera, hecho mucho de menos a la mía 😉

        Me gusta

  3. torpeyvago dice:

    ¿No habías dicho que no querías postre? Besos del largo de un pasillo, caricias que te hacen elevarte seis pisos, voz susurrante con una suave mezcla de amor y deseo, combinado con unos licores propios de la casa para tomar en calma. Y una larga digestión de una noche.
    Eso es un buen postre. ¿Café tomarán los señores?

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Pero que bien escribes por dios!!! Qué comentario!!!
      Pues sí, delicioso postre compartido pero café no, debemos que la hormona del sueño no se vea alterada 😉

      Le gusta a 1 persona

      1. torpeyvago dice:

        No hay nada como el fornicio para dormir como un lechón. Te lo juro.
        Y gracias por exaltar mi ego de esa manera. Hace mucho que echo de menos a mis abuelas, y sólo me tengo a mí para alabarme.

        Le gusta a 1 persona

      2. Valeria dice:

        El fornicio es el mejor remedio para cualquier mal!!!
        Bueno, su no te alabas a ti mismo con frecuencia, aquí estoy yo para ello!!! Besitos Fran 😉

        Le gusta a 1 persona

  4. Hmmm uno lentito que mola mucho!!! De horas!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Mmmm… Gracias 😉

      Le gusta a 1 persona

  5. Óscar dice:

    Dile a tu chico que las cosas no se hacen así. Cómo que “estás muy guapa a esta luz”? Si casi no había! Quiere decir que es mejor verte en la oscuridad? De noche todos los gatos son pardos! Normal que luego estuvieras sin hambre… 😉 Besitos corazón

    Le gusta a 1 persona

    1. Valeria dice:

      Pues no se…, serán las sombras, la mirada sexy entre mis rizos de Medusa…, jajaja

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s