Relax.

“Ni adrede habría salido todo tan bien…”, dijo mi chico por teléfono, añadiendo que por la noche lo celebrábamos, dejándome con la miel en los labios para ir a descargar un camión con material. Colgué y seguí caminando, pensando que lo mejor sería, ya que me sobraba tiempo, preparar algo especial, diferente, que le gustara,…