Bromas.

Las cajas hicieron una pirámide perfecta, la primera de muchas que seguirían en la labor que empezaba de embalar la casa. “Sabes, ahora las empresas de mudanza te empaquetan también, por si lo prefieres”. “Ni loca, como para que me vean las bragas…, o cosas peores”, musité negando con la cabeza. “Además, nosotros podemos”. “Claro”,…