Mamada.

A veces, la solución a muchos de nuestros problemas cotidianos reside en la actitud, o falta de ella, con la que los tratamos y, en muchos casos, coger las cosas con ganas, agarrando con fuerza, resuelve, o por lo menos, alivia, dicha situación. Sin pensar, con ganas de evadirme, de olvidar el estrés, la mala…