Más…

Siempre finos y delicados, sus labios florecieron ante mí al abrir sus piernas de forma automática cuando vió que me arrodillaba ante ella, quedando sentada sobre el poyete del lavabo para dejarse hacer. Me relamí de gusto al ver el hilillo de flujo que quedaba colgando entre sus labios a modo de cinturón y, me…