Soñé…

Soñé que te hundías en mi húmedo abrazo, dejándote caer en profundidades bien conocidas y deseadas, explorando, cayendo cautivado. Soñé que zarpas te dejaban marcas, mas de dolor no te quejabas, por el placer que tanto anhelabas. Soñé que te susurraba al oído instrucciones que no ibas a seguir, siempre emprendedor, aunque conocedor ya de…