Entrando en confianza.

El olor a mar me llevaba tentando toda la mañana, mientras iba de un lado a otro de la casa y más tarde, al verlo tan azul, tan asequible, al hacer recados. El bolso de la playa me tentaba cuando le echaba alguna mirada de reojo, pillándome en cada una de ellas, hasta hacerme sucumbir…