Usos del tanga.

Cerré el grifo temiendo que el agua se enfriara, reduciendo la probabilidad de catástrofes que nos pudieran apagar, aunque era consciente de que, como un mechero, podía prender enseguida de nuevo, fuera cual fuera la situación. Estaba empapada. Casi no me aguantaba sobre el pequeño reborde que la bañera me ofrecía como asiento y la…