Control.

Me gusta mantener el control en cada momento, tener voz y voto sobre lo que decido y lo que hago, pero, también adoro ese momento de descontrol en que dejarme llevar por los instintos más primitivos mientras me encaramo a su cuerpo deseosa de que me penetre, con la mente en blanco, incapaz de pensar…