Ritmos.

Miré al cielo despejado después del fin de semana oscuro y me alegré de ver el sol de nuevo. Es curioso cómo se le echa de menos aunque a los cinco minutos sientas que te deshidratas con cada paso, deseando que se nuble para esconderlo un rato. Pero al final, se le echa de menos….